San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz

“¿Adónde te escondiste, Amado, y me dejaste con gemido? como el ciervo huiste, habiéndome herido; salí tras ti clamando, y eras ido. Oh llama de amor viva, que tiernamente hieres de mi alma el más profundo centro! pues ya no eres esquiva, acaba ya si quieres; rompe la tela deste dulce encuentro.”