El Escapulario

Posted on septiembre 15, 2015

El Escapulario

El Escapulario del Carmen es un memorial del amor materno de Maria que acoge a sus hijos con ternura de Madre.

a) Significado.

El Escapulario del Carmen es un sacramental, es decir, según el Vaticano II, un signo sagrado según el modelo de los sacramentos, por medio del cual significan efectos, sobre todo espirituales, que se obtienen por la intersección de la Iglesia.(S.C 60).

La Virgen María aparece como una auténtica protectora de la Orden en momentos difíciles de su evolución y su expansión en Occidente. En 1251 se realizó el prodigio: se le apareció la Virgen María a San Simón Stock general de la Orden, acompañada de una multitud de ángeles, llevando en sus benditas manos el Escapulario de la Orden diciendo estas palabras:

“Este será el privilegio para ti y todos los Carmelitas: quien muriere con él no padecerá el fuego del infierno, es decir el que con él muriese se salvará“.

Esta gran promesa de morir en gracia de Dios, quien llevando el Escapulario piadosamente, muera con él, la recordaba Pío XII el 11 de febrero de 1950.

“Y en verdad decía, no se trata de un asunto de poca importancia, sino de la consecución de la vida eterna en virtud de la promesa hecha, según la tradición, por la santísima Virgen…Es ciertamente el santo Escapulario como una librea mariana, prenda y señal de protección de la Madre de Dios.

Mas no piensen los que visten esta Librea que podrán conseguir la salvación eterna abandonándose a la pereza y desidia espiritual…” Deben esforzarse por imitar las virtudes de María.

b) Privilegio sabatino.

En 1950 recordaba Pío XII:

“Ciertamente la piadosa Madre no dejará de hacer que los hijos que espían en el Purgatorio sus culpas, alcancen lo antes posible la patria celestial por su intercesión, según el llamado privilegio sabatino, que la tradición nos ha trasmitido con estas palabras:

Yo su Madre de gracia, bajaré el sábado después de su muerte y a cuantos religiosos, terciarios y cofrades hallare en el Purgatorio los libraré y llevaré al Monte santo de la vida eterna.

c) Protección maternal.

Por su profundo simbolismo mariano, por los grandes privilegios y por el gran amor y asistencia que ha manifestado a través de los siglos la Santísima Virgen del Carmen a quienes visten devotamente su escapulario es por lo que tan prodigiosamente se ha extendido por doquier esta piadosa devoción de vestir su Escapulario.

He aquí las razones del valor espiritual de la devoción al santo Escapulario:

Sobre todo por su rico simbolismo:

  • Ser hijo de María.
  • Ver en él todas las virtudes de María.
  • Ser símbolo de nuestra consagración filial a la Madre amable.
  • Por morir en gracia de Dios, quien lo vista piadosamente.
  • Porque saldrá cuanto antes del Purgatorio, quien muera devotamente con él.
  • Por conceder su protección en todos los momentos de la vida, de la muerte y aún más allá.

d) Pacto de amor.

“Señal de salud, salvación en los peligros, alianza de paz y pacto sempiterno“. Estas expresiones celestiales brotadas más que de los labios, del corazón de María.

Recordemos, fueron pronunciadas como una respuesta a aquella sentidísima plegaria del santo general de la Orden, San Simón Stock… que es al mismo tiempo el grito angustiado del capitán que ve hundirse sin remedio su nave y la súplica tierna y confiada del hijo que, sintiéndose impotente a vista del peligro, todo lo espera de su Madre de quien se siente amado:

Empieza el santo por darle todos los títulos laudatorios que su acendrada devoción le sugiere, después para enternecer su corazón, la llama por su nombre: Madre piadosa, Madre amable y dulcísima y responde María: tú me has llamado Madre y Madre piadosa y dices bien, pues lo soy, la prueba es de que yo, a mi vez, te llamo Hijo y muy amado:

Me has pedido que proteja a tu Orden, dándole algún privilegio con el que sus enemigos conozcan ¿Cuánto la amo como consagrada desde sus comienzos a mi amor y servicio?, Aquí lo tienes: recibe este Escapulario que será para ti y para todos los carmelitas la señal pedida, señal de mi hermandad; sí soy hermana de tus religiosos, porque soy la primera Carmelita, la fundadora, la causa ejemplar, el modelo perfectísimo y la guardiana y protectora eficaz de todos ellos.

Con esto están cumplidos tus deseos, pero mi amor de Madre no se ve aún satisfecho, quiero encerrar en esta prenda la gracia más preciada de mi corazón: quiero proteger a todos los que la lleven siendo para ellos salvación en los peligros, con ellos establezco desde ahora una alianza, un pacto sempiterno: el que muera con él no verá las penas del infierno.

Aquí vemos el carácter peculiar de esta devoción en el cuadro de las devociones marianas que son una manifestación de la bondad maternal de María y por nuestra parte un homenaje y una consagración. “La devoción a este Escapulario del Carmen ha hecho descender sobre el mundo una copiosa lluvia de gracias espirituales y temporales (Pio XII, el 6 de agosto de 1950).

RELATED SERMONS

La Carmelita Hoy

Lo mismo que dijo Teresa de Jesús: Quien no haya iniciado a tener oración, no se prive de tan gran bien, la oración es una real...

Read more →

Maria la Primera Carmelita

Cada Hermana acoja a Maria como Madre y Maestra espiritual, para ser configurada a Cristo y llegar así a la cumbre de la santidad...

Read more →

Santos Carmelitas

Los Santos del Carmelo se formaron en una escuela de fuego espiritual, semejante a aquella de Elías. El amor poetiza las íntimas...

Read more →