Maria la Primera Carmelita

Posted on septiembre 15, 2015

Maria la Primera Carmelita

A imitación de la Virgen Maria

Cada Hermana acoja a Maria como Madre y Maestra espiritual, para ser configurada a Cristo y llegar así a la cumbre de la santidad. (Constituciones 3,55)

Damos gracias Padre por este don inmenso de su amor, nuestra Madre amantísima, Señora del Monte Carmelo, a quien la Orden debe todo cuanto es.

Dos realidades constituyen especialmente la penetración del misterio de Maria a través de la experiencia espiritual del Carmelo.

  • Maria es la Virgen Orante, modelo de todo Carmelita en la meditación vivencia y predicación de la Palabra.
  • Maria es la Madre espiritual que acompaña el desarrollo de nuestra vida cristiana hacia la plenitud de Cristo, desde las aguas bautismales hasta la entrada en la gloria.

El Don del Escapulario como signo de protección, estimulo de imitación, promesa de las realidades escatológicas de nuestra vida cristiana, viene a ser una síntesis de nuestra devoción a la Virgen, Madre y Reina del Carmelo.

El Carmelo alaba a Dios por las maravillas que en Maria ha obrado y por los beneficios que de ella ha recibido.

Espiritualidad Mariana.

Una de las notas características de la espiritualidad del Carmelo es la presencia de la Virgen María en nuestra vida, la comunión con su persona, la imitación de sus virtudes y el culto de especial veneración.

El Carmelo es todo de María o totalmente mariano como dijo el Papa León XIII.

La presencia de la Virgen en nuestras comunidades acrecienta el sentido de “familia”, por la constante y común referencia a la Virgen como presencia materna en medio de sus hijos e hijas, la dedicación a su amor y a su culto, como especial consagración, determina la intensidad del culto mariano.

La consagración religiosa y la vida cristiana vivida en el Carmelo tienen como meta, según la espiritualidad de la Orden, la perfección de la caridad, del amor de Dios y del Prójimo; la tensión hacia la santidad que caracteriza nuestra vida tiene en la Virgen María no solo el modelo más alto sino también la compañía más eficaz.

Nuestra vida consagrada al servicio de Cristo y de la Iglesia tiene en el amor de la Virgen su ejemplo. Además, la doctrina y la experiencia espiritual de nuestros santos, indican que María es la Madre que acompaña nuestro camino de vida espiritual para que lleguemos, de su mano, hasta la sima del Monte de la perfección que es Cristo.

El sello mariano connatural a nuestra historia y a nuestra espiritualidad, debe manifestarse en una vida que refleje en los hijos e hijas la presencia viva de la Madre.

RELATED SERMONS

La Carmelita Hoy

Lo mismo que dijo Teresa de Jesús: Quien no haya iniciado a tener oración, no se prive de tan gran bien, la oración es una real...

Read more →

Santos Carmelitas

Los Santos del Carmelo se formaron en una escuela de fuego espiritual, semejante a aquella de Elías. El amor poetiza las íntimas...

Read more →

En el Corazon de la Iglesia

Durante el proceso que hemos recorrido se nos ha venido clarificando el ideal de todo Carmelita: ofrecerle a Dios un corazón puro...

Read more →